LO MEJOR DE VIVIR FUERA, LAS VISITAS ESPAÑOLAS

Cómo mola que vengan a visitarte cuando estás fuera, y no sólo por el hecho de que renueves las existencias de productos autóctonos, que también. Sino por ese aire fresco que traen consigo, que te da energía para seguir un tiempo más sin añorar tu ahora pobre, pero igualmente amado país. Ya que al final, un país lo hacen sus gentes y es a éstas a las que echamos de menos, y no a los políticos.

Y si le damos la vuelta al pastel, tener a alguien viviendo fuera, es la mejor excusa para viajar. Ya que es innegable, que los que estamos desplazados, hacemos de hosteleros, guías, taxistas e incluso de maestros de ceremonias. Y yo encantadísima, oiga.

Desde que llegamos a Stuttgart, ya hemos recibido en casa a una amiga de Valencia y a unos de Madrid. Estos últimos vinieron el pasado fin de semana y hay que ver lo que pueden dar de sí un par de días, cuando quieres optimizar el tiempo para hacer de todo.

Probar la gastronomía típica, visitar un mercadillo de Navidad, pasear por la ciudad, ir de excursión a un par de sitios y hacer una fiesta en casa, fueron, entre otras, algunas de las cosas que hicimos.

Desde luego, no perdimos el tiempo. Pero centrándonos en lo meramente turístico diré que tras repetir la excursión que hice con mi amiga, en la que visitamos el castillo de Hohenzolern por la mañana y comimos en Tübingen, y ver que ha vuelto a tener la misma fantástica acogida, voy a hacerla siempre que vengan a verme. Es más, en dos semanas vienen mis padres con unos amigos y les llevaré también. Cambiar de sitios sería arriesgar, así que excursión Hohenzorlern y Tübingen en modo bucle.

Al igual que el tema de la comida. Independientemente de elegir un lugar u otro (yo tengo mis preferencias), todo el mundo que visita Alemania y más concretamente esta zona, debería probar el Haxe o Eisbein (codillo), los Käsespätzle (pasta de la zona con queso), los Maultaschen (rabiolis suabos), Frikadellen (hamburguesas alemanas), Apfelstrudel (hojaldre con compota de manzana), las Weiswurst (salchicas blancas). Todo esto, como diría mi abuela, es para mi “bocato di cardinale” e insisto en que mis invitados saboreen estas delicias, acompañándolo de una buena cerveza.

Si ya estáis decididos o venir para aquí, este post os será de buena utilidad para atraer también a vuestros amigos y familiares de visita. Y si se os ha hecho la “boca agua” (como pretendía) pero aún no os habéis decidido a venir “pa Alemania”, ¿a qué estáis esperando? No quiero ser insistente, pero ¡Vente pa Alemania, tete!

IMG_20141023_130555

IMG-20141122-WA0012

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s