VOLVER, CON LA FRENTE MARCHITA…

Hola tet@!

Por fin es domingo y quedó superada la primera semana post-vacaciones de pascua. ¡Yi-ha!

Cuando uno vuelve de España tras pasar unos fantásticos días en compañía de sus amigos y familia, regresa un tanto melancólico, contando el tiempo que faltará para el siguiente reencuentro. Pero no hay nada como el buen tiempo para ponerle a uno de fantástico humor. Y es que tras unas vacaciones de inesperado mal tiempo en Valencia y de regreso a un Stuttgart que dejé a cero grados hace un par de semanas, me encuentro con un también inesperado tiempazo más de 20 grados aquí. Y aunque este hecho me da completamente la vida, sé que es cuestión de días y confirmo de una vez mis sospechas: ¡Aquí el clima está loco!

Traer a la perra en Marzo en el avión fue tan fácil, que repetimos en las vacaciones y nos la llevamos con nosotros a Valencia. Así que con 5 meses de vida ya ha estado en más sitios que alguno que yo conozco. La verdad es que Picotas es una crack y estamos súper contentos con ella. Es graciosa, juguetona, cariñosa y muy lista. Ahora sólo falta que haga un poquito de caso a sus dueños y sea menos ladradora. Pero como dicen mis amigas, “no calla como tú” y no puedo negar que eso sea una verdad como un templo, porque los perros se parecen a sus amos, ¡qué le voy a hacer!

El mes pasado os comenté que andaba con varios trabajos, pero resulta que antes de las vacaciones me harté y decidí parar de prostituirme por un par de euros, así que dejé de hacer de chófer y de niñera. Y sinceramente, ha sido un auténtico respiro. Ahora tengo menos ingresos, pero puedo dedicar las tardes a escribir y/o buscar algo más acorde a mis expectativas mientras paso más tiempo con Picotas.

Y mi alemán, pues ahí sigue. Hice el examen del B1, que aunque fue más largo que un parto, no me pareció difícil. De modo que seguramente lo haya aprobado, aunque aún no tenga los resultados para corroborarlo. Tardan cinco semanas en contestar, ¿os lo podéis creer? Es tan larga la espera que podía haber cursado ya el B2 y no hablemos de los estudiantes de fuera de la Unión Europea, pues seguro que a algún pobre desgraciado ya lo han repatriado. En fin, ni los alemanes son tan rigurosos con los tiempos, ni todos los españoles nos echamos la siesta.

Pero bueno, de momento la idea que tengo de cara a mejorar o mantener el idioma, es seguir haciendo planes con mis ex-compañeros de clase (cosa que había descuidado por falta de tiempo) y encontrarme semanalmente con una chica alemana para hacer tándem (intercambio de idiomas). Una actividad, que aunque para muchos alemanes representa una excusa para ligar con españolas, es en realidad un método alternativo de aprendizaje que a mi me encanta. Nada como aprender con una birra en la mano, ¡eso es así!

Y hablando de birras, este fin de semana se inauguró  la “Fruhling Fest”, como la “Oktober Fest” de primavera. Aunque nosotros optamos por escaparnos a la Selva Negra, ya que nos parecía un delito no haber ido aún, estando tan cerca. Fue una excursión en el día. Visitamos el pueblo de Triberg, subimos hasta el nacimiento de la cascada más alta de Alemania y vimos el reloj de cuco más grande del mundo. ¡Cu-cu!!

Captura de pantalla 2015-04-19 a la(s) 21.57.07   Captura de pantalla 2015-04-19 a la(s) 22.02.51 Captura de pantalla 2015-04-19 a la(s) 22.03.52Captura de pantalla 2015-04-19 a la(s) 22.00.26 Captura de pantalla 2015-04-19 a la(s) 22.01.14Captura de pantalla 2015-04-19 a la(s) 22.04.18

Una excursión muy interesante, digna de repetir con alguna visita, incluso no siendo la “cosa” para tanto… Ya me entendéis. Se hace muchísima publicidad de la Selva Negra y oye, aunque sé que las comparaciones son odiosas, nuestra “Asturias patria querida” (como dice una amiga) es mucha Asturias. A veces parece que no nos lo creemos y aunque este blog trata más de atraer a Alemania que de retener allí, hay que reconocer que España es la hostia, ¿o no?

La semana que viene celebraremos el 32 cumple de Victor en la “Frühling Fest” y puesto que este fin de semana me he portado bien, prometo compensar portándome mal, para contaros algo divertido.  Ya sabéis el dicho de, “Allá donde fueres, haz lo que vieres”, así que tocará ir y ponerse fino de cerveza.

¡Vente pa la Frühling, tete! (macarra nivel dios) xxxx

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s